Esta es la primera entrada de este blog que pretende hacer visible el trabajo que está llevando a cabo el profesorado del primer ciclo de primaria en nuestra escuela, en la introducción del método ABN. Así como servir de guía a la comunidad educativa a la hora de acercarse a dicha metodología.

Y para no perdernos, podemos comenzar por la definición de método ABN que hace su creador Jaime Martínez Montero en el blog de referencia que desde aquí animo a visitar http://algoritmosabn.blogspot.com.es

¿Qué es eso de ABN?

Los algoritmos ABN no han adoptado un nombre caprichoso, sino que esas tres letras mayúsculas son las iniciales de dos de las características más importantes del método.

La “A” es la primera letra de “ABIERTOS“. Se contraponen así a los clásicos, a los de toda la vida, que son cerrados. ¿Por qué son abiertos? Porque no hay una forma única de realizarlos, y cada alumno puede solucionarlos de forma distinta, en función de su desarrollo, dominio del cálculo, estrategias o, a veces, simple capricho. Los algoritmos clásicos son cerrados: sólo hay una forma de realizarlos, no admiten discrecionalidad ni alteración en lo prescrito. Las cuentas de siempre no son más que la aplicación ciega, memorística y sin sentido, de un conjunto de instrucciones previamente establecido.

Después viene “BN“.  Quiere decir “BASADOS EN NÚMEROS“. Se me podrá argüir: ¿es que los otros están basados en letras? No, naturalmente. Pero sí lo están en cifras. Es decir, que desgajan todas las cifras que contiene el número, y a todas les da idéntico tratamiento. Insisto: al hacer cuentas no se descompone el número en unidades, decenas, centenas, etc., sino en cifras sueltas y aisladas. De este modo, en una multiplicación se trata igual a un producto de unidades por unidades que a otro de centenas por centenas. Cogen su rango y adquieren su dimensión de acuerdo con la colocación que les toca en el algoritmo. Como ven, muy matemático. Por el contrario, en nuestro método siempre se trabaja con números: podrán ser más pequeños o más grandes, pero siempre se combinan números completos.

Escribiéndolo en términos que produzcan el adecuado resalte, diríamos que la metodología tradicional está constituida por algoritmos CBC (cerrados basados en cifras), mientras que la nuestra establece algoritmos ABN (abiertos basados en números).

Pueden leer el artículo original aquí.